sábado

I told you that I don't fall in love
I also told you that I will never write in English (because I hate this non-poetic language)

Look at me now
Trying to control me from both

martes

mañana se me va a olvidar

Mañana se me va a olvidar que a esta hora de la noche - en esta biblioteca oscura y temblorosa - soy la única mujer entremedio de hombres
Mañana se me va a olvidar que puedo subirme a tacones de 10 centímetros y alzar el pecho más allá que cualquier hombre de traje oscuro de la habitación

Y escribo ahora para recordar,
Porque sé que mañana el temblor va a ser demasiado grande, el estómago va a estar demasiado apretado y las lágrimas de mujer van a querer aflorar como en novela mexicana (sí, como esta mañana).
Porque a veces, necesito recordar que, como Alicia, puedo pensar 6 cosas imposibles antes del desayuno
6 cosas y más que he logrado
cosas que parecían iguales de imposible que derrotar al Jabberwocky

Uno. Terminé mi pregrado con distinción máxima (a veces todavía dudo si es verdad o no)
Dos. Trabajé en el Ministerio de Hacienda. El primer paso inspirador a lo que quiero del futuro.
Tres. Fui aceptada en Oxford
Cuatro. Me gané becas Chile. Con background en tributario y un programa de finanzas.
Cinco. Tuve distinción en mi exámen de Economía (#makingOrenproud)

Seis. Puedo pasar Finanzas.
Esto no me la va a ganar.
Sé que mañana voy a pensar y jurar al cielo que es imposible.
Por eso hoy quiero recordar que no.
Que si Alicia puede con el Jabberwocky, yo también puedo. Esto y mucho más.

viernes

Mi vida ha sido un paréntesis por demasiado tiempo

Metas altas
escaleras altas
sueños arriba
y corazón apretado

Toda mi vida he perseguido
Toda mi vida he alcanzado
Y sinceramente pensé que este era el final
Me aferré a la idea que era el último peldaño

Alguna vez me dijiste:eso es vida
Y aunque, no lo niego, el corazón se acelera
estoy cansada
y el que pensé que era el último peldaño
... no es sino el borde de un acantilado

Y ahora que tengo que saltar
el mundo espera que vuele
y yo tengo es estúpida certeza de que no tengo alas que se despliguen
y miro el fondo

y sólo pienso
mi vida ha sido un paréntesis por demasiado tiempo

martes

De tí nunca escribí, principalmente porque conocías este lugar, lleno de cajas pesadas donde se refugia mi memoria.
Sabías mucho de mi y eso me asustaba, sabía que me podías leer con facilidad, y darte más pistas a través de la escritura pudiese haber sido fatal, porque haber sido tuya hubiese sido espantosamente fácil, y como sabes, eso me hace huir. 
Y de ti huí. 

Enero

La única forma de evitar mi fuga es aferrarme fuerte, perseguirme, rodearme, tender no un puente sino una trampa. 
Cuanto más amor, más miedo, más fuga... Como lo escribí hace un par de semanas, mi forma de demostrar interés es la huída desesperada y cuanto más grande el portazo, más hinchado está el corazón (lo sé, es la peor táctica porque sin manual de lectura es imposible saber que pido a gritos que me retengan).

viernes

David

Nunca escribí de ti porque siempre fui feliz. Y yo sólo escribo desde la tristeza, para llorar con palabras en vez de con lágrimas saladas. 
Te extraño como nunca y ahora sí quiero llorar. 

lunes

Mecanismo de autodefensa

Cerrarme al mundo.
Cerrarme como una ostra, esconderse como una tortuga o un caracol (o al menos como averstruz).
Cerrar los ojos tan fuerte que las pestañas duelan, todo con tal de que las mareas saladas no salgan de ese pozo negro en que se convierten mis pupilas cuando la lucha comienza.
Cerrar el corazón. Ponerle llave y perderla a propósito. Dársela de comer a las aves o echarla en una botella y arrojarla al mar. 
Cerrar la llave de paso de los pulmones. Contener la respiración. No dejar pasar nisiquiera el aire. Nisiquiera el aroma de los jazmines por la mañana.
Cerrarme en mi misma como un puercoespín.
Activar el mecanismo de autodefensa. Que nadie se dé cuenta que estoy qubrada por dentro, que nadie se dé cuenta que la lluvia está a punto de caer.